ENVÍOS Y DEVOLUCIONES GRATUITAS para todos los pedidos. (Excepto productos rebajados & outlet)
TARIFA PLANA DE ENVÍOS para destinos internacionales, Baleares y Canarias.

Publicaciones etiquetadas con ‘Audrey Hepburn’

  • Manoletinas, Bailarinas, Merceditas y Francesitas ¿En Qué se Diferencian?

    TE DAMOS LAS CLAVES PARA DIFERENCIAR ESTOS ELEGANTES Y CÓMODOS ZAPATOS PLANOS QUE SIGUEN EN LOS MÁS ALTO DE LA MODA 

     

    En ocasiones, tendemos a simplificar demasiado cuando nos referimos a productos similares pero que no son exactamente lo mismo. Por eso, en este artículo vamos a explicarte de manera sencilla las diferencias entre bailarinas, manoletinas, merceditas y francesitas. La confusión es comprensible ya que se trata de diferentes tipos de calzado femenino muy parecidos, aunque relativamente simple de identificar. Incluso podríamos añadir también los slippers, aunque de ello os hablaremos más adelante, ya que se trata de un tipo de calzado típica y casi estrictamente doméstico.

    La tendencia de la moda en cuanto a zapatos de mujer sigue eliminando incomodidad a nuestros pies y, aunque los tacones y las plataformas continúan en los más alto, cada vez encontramos más modelos de piso bajo que se orientan a la comodidad del día a día. Y la verdad es que los tipos de calzado de los que tratamos en esta ocasión, no les falta elegancia ni estilo a pesar de ser de los más confortables que podemos encontrar.

     

    Bailarinas, las Más Populares en los 50.

    Estrictamente, la bailarina es un zapato de mujer plano inspirado en el calzado clásico que utilizaban las bailarinas de ballet. Se caracterizan por una punta redonda, empeine abierto sin cierres y una suela plana, flexible y fina que aporta gran descanso a los pies. Dada su estructura, es un calzado típicamente urbano sólo apto para caminar por superficies lisas, y no se recomienda su uso en terrenos irregulares.

     

     

    Bailarinas Castañer Pippa en Loyna Zapatería

     

     

    Hablamos de un tipo de zapato que combina a la perfección con todo tipo de faldas, vestidos, pantalones o leggins. Y, aunque son clásicamente primaverales, al haberse extendido su uso con jeans, han dejado de ser un calzado estacional siendo utilizadas durante todo el año.

    La época de más éxito de este zapato de baile en la moda fue la década de los 50, cuando Givenchy calzo a la deseada Audrey Hepburn para su película Sabrina (1954), pero que también utilizó en otros títulos como Vacaciones en Roma (1953) y, más tarde, en Desayuno con Diamantes (1961). Las combinaciones de la actriz con faldas ceñidas a la cintura de gran vuelo y, por otro lado, con los pantalones Capri típicos de ese tiempo, se convirtieron en el look deseado del momento. Hecho que influyó de manera importante en las tendencias de diseño de los modistos más importantes.

     

    Manoletinas, Nuestra Propia Versión.

    Se puede decir que la manoletina es un tipo de bailarina concreto y característicamente español. Y es que, ha tomado su nombre por la similitud con el calzado utilizado por los toreros; en honor a uno de los matadores más populares como fue Manolete. Según los entendidos, Manuel Rodríguez Sánchez inventó el que hasta hoy es el calzado típico de esta ancestral tradición. Además, el término se refiere también a uno de las maniobras más célebres de este torero.

     

     

    Manoletinas color carne Malababa en Loyna Zapatería

     

     

    La mayor diferencia con las bailarinas es que en las manoletinas, la suela es normalmente más gruesa y puede tener incluso cierta cuña o mínimo tacón. Aunque, generalmente no llevan ningún tipo de cierre, ha habido modelos con finos cordones.

    Lo que sí tienen en común bailarinas y manoletinas es su versatilidad. Podemos utilizarlas tanto en ocasiones informales como en los eventos más distinguidos en los que necesitamos un punto elegante.

    Es más que habitual, que las firmas de calzado de autor más sofisticadas del momento, incluyan algún modelo de manoletinas en cada lanzamiento de nueva colección, como las que os mostramos a continuación de Malababa.

     

    Merceditas o Mary Jane´s

    También denominadas Mary Jane en EEUU la característica más sencilla para diferenciar a las merceditas de bailarinas o manoletinas es que éstas tienen una correa o trabilla de cierre en el empeine. El cierre puede tratarse de una hebilla, un corchete, un botón o simplemente velcro. Y, además de la más característica más representativa, es quizás la más importante, ya que se trata de un calzado propio de la edad infantil.

     

     

    Merceditas Mint & Rose en Loyna Zapatería

     

     

    Su nombre proviene de María de las Mercedes de Orleans, conocida como Merceditas, que fue reina consorte de España y esposa del rey Alfonso XII. Ésta, falleció 5 meses después de su matrimonio cuando sólo tenía 18 años. Una canción popular en su honor, que hacía referencia a los zapatos de charol de este tipo que llevaba en su boda, hizo que se recordaran con el nombre con el que se conocía a la consorte públicamente.

     

     

    Merceditas plateadas en Loyna Zapatería

     

     

    Uno de los diseñadores de calzado femenino de mayor éxito, Manolo Blanik, debe parte de su fama a la creación de sus merceditas. Atreviéndose a colocarles un importante tacón para un resultado realmente espectacular. Este zapatero canario ha vestido con sus zapatos a personalidades como Kate Moss, Rihanna, Sarah Jessica Parker, Olivia Palermo o Emilie Sindlev entre otras muchas.

     

    Francesitas o Parisinas

    Las francesitas o parisinas se distinguen por su particular lazo en la parte delantera. Muchas de ellas llevan otros detalles decorativos como pompones o pedrería en la parte delantera. Su estructura es muy similar a las manoletinas, con suelas finas, pero eso sí, más robustas que en el caso de las bailarinas.

     

     

    Francesitas Castañer en Loyna Zapatería

     

     

    Sea cual sea tu preferencia en cuanto a gustos en estos tipos de calzado, recomendamos que en tu elección tengas en cuenta la calidad de los materiales y la construcción del zapato. Es un punto importante en cualquier tipo de artículo que vayamos a calzar, pero especialmente en bailarinas, manoletinas y merceditas, ya que la protección de la planta y el pie en general es menor que en otros productos.